Precio de la gasolina

El precio de la gasolina en México durante los últimos años ha sufrido un aumento considerable, en contraste con los precios que se manejan en otros países. Sin ir más lejos, basta con ver que actualmente el litro de combustible en la República Mexicana cuesta más que en Estados Unidos.

Desde el año pasado, el gobierno adoptó una nueva serie de políticas para tratar de ir retirando paulatinamente el subsidio hacia los combustibles, con el objetivo de al menos igualar los costos de producción con las cifras que maneja el vecino del norte.

Precio de la gasolina

En la actualidad, no hay mucha diferencia entre 1 litro de magna, uno de premium o uno de diesel. Un concepto que no le ha quedado claro a la población es que constantemente los medios de comunicación afirman que el costo de otros combustibles como el gas o la energía eléctrica va a la baja, en tanto que el de la gasolina continúa subiendo.

De acuerdo a un estudio que se hizo auspiciado por la cámara de diputados, se pudo saber que al menos el 40% de las familias que viven en zonas urbanas, destinan una fracción de sus salarios en la compra de gasolina.

Un daño colateral que se le puede atribuir al constante cambio de precio la gasolina es que esto tarde o temprano repercutirá directamente en la inflación, puesto que los productores aumentarán los precios de sus mercancías, para equilibrar los gastos extras derivados de la compra de combustibles.

¿Es posible que el precio de la gasolina se mantenga estable?

La respuesta más sencilla a esta pregunta, sería decir que sí. Pongamos el ejemplo de Venezuela, el país que pese al aumento de 6000% en el precio de este combustible, al día de hoy se mantiene como el lugar en donde se puede encontrar la gasolina más barata del mundo.

Por casi 20 años los venezolanos desembolsaron aproximadamente un centavo de dólar por un litro de gasolina premium de 95 octanos (en México el combustible de mayor calidad alcanza los 92 octanos). Sin embargo, desde febrero de este año el presidente Nicolás Maduro anunció que el nuevo precio de la gasolina sería de $0.60 de dólar por litro.

Un dato que bien vale la pena considerar es que Venezuela de acuerdo con la OPEP, cuenta con las reservas más grandes a nivel mundial en lo que se refiere al petróleo. Lo malo es que más del 90% de lo que exporta a otros países es justamente combustible. Y es que en los últimos tiempos se ha visto un desplome en los precios del petróleo, lo que sin lugar a dudas afecta a los sectores más vulnerables en aquel país sudamericano.

Decimos esto porque en Venezuela también existe un subsidio para las gasolinas. No obstante, los sectores que se ven mayormente beneficiados con ese tipo de “descuentos” por parte del gobierno no son otros que los propios productores, quienes gastan menos dinero en la transportación de bienes, pero no están dispuestos a bajar los precios para el consumidor final.

Revisando lo que ocurre en otro territorio latinoamericano, nos encontramos con que en Colombia el precio de la gasolina premium es de aproximadamente $7500 por litro (algo así como 2.40 dólares).

El gobierno cafetero afirma que esos ajustes obedecen a las fluctuaciones que existen en los precios del petróleo a nivel mundial. Es más, se prevé que para este mes de junio el incremento del combustible sea mayor.

¿Cuál es el precio de la gasolina en las dos naciones que hacen frontera con México?

De acuerdo con datos del primer trimestre de 2016, se sabe que el galón de gasolina regular cuesta en promedio $1.25 (al menos en un 20% de los estados que componen a la Unión Americana). Para aquellos que no lo sepan, un galón equivale aproximadamente a 3.8 litros.

Una cuestión que favorece el que no haya un precio estándar de la gasolina en todos los territorios de aquella nación es que existen muchas estaciones de servicio, las cuales son manejadas de manera independiente por diversos concesionarios.

Es más, en Oklahoma al igual que en otros lugares es posible llenar el tanque de combustible en las tiendas de conveniencia 7-Eleven, algo que en México está a años luz de suceder, dado que todavía no se le ha dado la concesión a ninguna empresa extranjera para que pueda vender gasolina en nuestro país.

Sé que tal vez algunos de nuestros lectores, estarán en contra de esa idea, es decir, la de permitir que otras compañías lleguen a la República Mexicana con el propósito de obtener beneficios a través de la venta de nuestros derivados del petróleo.

Sin embargo, el lado positivo de este asunto es que en poco tiempo, los ciudadanos serían los beneficiados, al poder escoger cuál es la empresa que les ofrece la mejor calidad y el mejor precio.

Imagina un litro de combustible regular por tan sólo $10, siendo que hoy cuesta $13.15. Quizás no te parezca mucho ahorro, pero réstale la cantidad sobrante al número de litros que le caben a tu automóvil. Lo que intento decir es que por cada diez litros, estarías economizando más de $30.

Dirijamos ahora nuestra mirada al sur, es decir, veamos cuál es el precio de la gasolina en Guatemala. Según el Ministerio de Energía y Minas del país chapín, el galón de combustible premium se podía adquirir a principios de 2016 por aproximadamente 2.3 dólares (equivalente a veinte quetzales).

Tomando como referencia esa información hagamos la siguiente operación matemática, sólo para darnos una idea de lo que nos costaría un galón de gasolina si los mexicanos pudiéramos ir a Guatemala a abastecernos.

Primeramente hagamos el cálculo del precio del galón de gasolina premium, cuyo valor por litro es de $13.97. Eso quiere decir que multiplicáremos ese valor por 3.8. El resultado es de $53.08.

Ahora bien, hagamos la conversión de dólares a pesos utilizando el tipo de cambio del 2 de julio de 2016 (18.64 pesos por dólar). El producto de esta operación matemática nos arroja un resultado de $42.87, o sea $10.21 más barato que lo que pagamos por él en suelo azteca.

Deseamos que pronto el gobierno tome las medidas necesarias para mejorar la calidad de los combustibles, pues otro de los problemas que se generan al tener gasolinas poco refinadas, es el aumento de la contaminación en zonas urbanas con alta densidad poblacional.